Técnica del PomodoroDesde hace unas semanas estoy utilizando una manera diferente de organizar mis sesiones de trabajo y estudio, y hasta aquí, estoy bastante satisfecho con los resultados que he obtenido, porque ahora me siento más eficiente. Se trata de una técnica creada por el italiano Francesco Cirillo, y que la denominó como “The Pomodoro Technique”. Debes saber que todo el material que he encontrado al respecto está en el idioma inglés, y que la palabra Pomodoro es italiana y significa tomate en español y alude a un cronómetro de cocina en forma de tomate, que al parecer fue el primero que utilizó su creador.

La técnica consiste en organizar tus sesiones de estudio, en bloques de cuatro periodos de veinte y cinco minutos cada uno, con tres descansos de cinco minutos, y uno final de veinte minutos. Es decir, un bloque es más o menos lo siguiente:

  1. Primer Periodo de 25 minutos de trabajo  100% concentrado.
  2. 5 minutos de Descanso.
  3. Segundo Periodo de 25 minutos de trabajo  100% concentrado.
  4. 5 minutos de Descanso.
  5. Tercer Periodo de 25 minutos de trabajo  100% concentrado.
  6. 5 minutos de Descanso.
  7. Cuarto Periodo de 25 minutos de trabajo  100% concentrado.
  8. 20 minutos de Descanso.

Desde mi punto de vista, lo que más valoro de esta forma de organizar los periodos de trabajo, es que disminuye la fatiga. Lo que sucede es que cuando estudias podrás mantenerte cien por ciento concentrado y con un buen nivel de energía por aproximadamente veinte y cinco minutos. Y después de este periodo, comenzarás a sentir los primeros síntomas de cansancio y tu energía comenzará a disminuir, y como normalmente seguirás trabajando hasta cumplir con un periodo mayor que veinte y cinco minutos, sólo lograrás aumentar tu nivel de agotamiento. Por lo tanto, al trabajar sólo veinte y cinco minutos y luego descansar, estarás evitando el cansancio generado, y permitiendo que recuperes tu energía.

De esta forma, en cada uno de los periodos de veinte y cinco minutos contarás con un muy buen nivel de energía, lo que favorecerá tu atención, concentración, y aprendizaje.

Debes respetar los periodos de descanso sin excepciones, e independientemente de lo que estés haciendo, pues no será lo mismo recuperarte de veinte y cinco minutos de estudio que de treinta, es decir, cinco minutos es un periodo perfecto sólo para recuperarte de veinte y cinco minutos de estudio, y después poder continuar trabajando con energía renovada. Además, si entre los periodos decides descansar más tiempo perderás tu ritmo de trabajo, y te será más difícil volver a concentrarte.

Te invito a que pruebes esta nueva forma (al menos para mí) de organizar tus sesiones de estudio o trabajo. Te aseguro que si lo haces correctamente aumentarás tu productividad.

Espero que este artículo te sea de ayuda; déjame un comentario si te pareció interesante o útil.

Muchas Gracias,

Claudio Ibarrola

Anuncios

Acerca de chid27

Ingeniero Civil Industrial con un Gran Interés por las Metodologías de Aprendizaje Eficientes.

»

  1. Muy interesante la técnica, lo tendré en cuenta para posteriores sesiones de estudio.

    Muchas gracias por tus aportes me han sido de mucha utilidad

  2. chid27 dice:

    Me alegra mucho saber que te he ayudado David. Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s