Unas de las cualidades más valiosas de la niñez es la ausencia de límites en la mente. Por ejemplo, de niño crees que alguna vez podrás volar como Superman o trepar muros como el Hombre Araña; también crees en otras cosas más sencillas, como que puedes subir a un árbol muy alto sin problemas, o al techo de tu casa sin temor a caerte, y de hecho recuerdo haber hecho cosas más peligrosas que estas, y que para un adulto resultaban casi imposibles.

A medida que vas creciendo comienzas a hacer tuyas las creencias establecidas por personas de autoridad como puede ser un científico, un experto en nutrición, un político, un profesor, tus padres, un familiar, o tu experiencia. Es decir, comienzas a creer en las cosas que ellos creen, muchas de las cuales hoy ya no tienen ninguna validez.

El problema más grave de esto es que una creencia puede alterar completamente tu vida. Por ejemplo, posiblemente alguna vez te dijeron que tu compañero de curso tenía mejores notas que tú porque era más inteligente; y desde ese día aceptaste el hecho de que él siempre haría las cosas mejor que tú. O quizás te dijeron que tú no eras bueno para las matemáticas, y desde ese día comenzaste a ser realidad la creencia que te acababan de implantar.

Debes saber que no hay ninguna razón por la cual tú no puedas hacer un aporte del tamaño, por ejemplo, de la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein (naturalmente necesitarás investigar mucho acerca del tema que elijas). Tampoco creas que es posible medir la inteligencia de una persona de una forma exacta, de hecho los test de inteligencia comenzaron siendo una comparación de manejo de algunas habilidades aprendidas entre niños de una misma edad; y tenía como objetivo establecer cuántos de ellos se ajustaban a un desempeño similar, y cuantos necesitaban ser mejor preparados para nivelar la situación del grupo.

Como información adicional puedo decirte que los test de inteligencia que hoy se utilizan se basan en el trabajo de Alfred Binet, y el mismo dijo que la inteligencia era algo muy complejo para ser medido, y que su sistema no constituía una medición de la inteligencia innata de los niños. De hecho, es sabido que si te preparas para rendir los test de inteligencia tendrás mejores resultados, o también el hecho de que cada vez que rindes un nuevo test de inteligencia mejoras tus resultados con respecto al anterior.

Tampoco es cierto que tú no tengas habilidades para las matemáticas o cualquier otra asignatura. Lo que puede suceder es que tú no tengas interés en el tema o que hayas comenzado con una base muy precaria que seguirás manteniendo hasta que decidas mejorarla.

Es muy importante que aprendas a filtrar las creencias que ingresan en tu mente, porque como te dije, pueden afectar tu vida entera. Imagínate que en 1969 el psicólogo Arthur Jensen escribió un artículo para la Harvard Educational Review, en el que atribuía las diferencias obtenidas en las puntuaciones de test de inteligencia entre personas de raza negra y raza blanca a factores genéticos. Te aseguro que esto es una soberana estupidez, pero algo como esto puede ser suficiente para alterar la vida de millones de personas.

Lo peor de la aceptación de creencias es que te impide que puedas ver las cosas desde otro punto de vista mucho más útil, y esto ha hecho por ejemplo, que aún hoy en día es posible encontrar personas que relacionan los niños con sobrepeso con niños saludables

Siempre que debas solucionar algún problema busca otros enfoques que distintos de las soluciones convencionales, no permitas que las creencias establecidas limiten los aportes que tú puedes hacer a la sociedad, y por qué no, a la humanidad.

Espero que este artículo te sea de ayuda; déjame un comentario si te pareció interesante o útil.

Muchas Gracias,

Claudio Ibarrola

Anuncios

Acerca de chid27

Ingeniero Civil Industrial con un Gran Interés por las Metodologías de Aprendizaje Eficientes.

»

  1. Mari Luz dice:

    Yo también estoy de acuerdo en que habría que intentar buscar otro tipo de soluciones porque en ese acto estás creando y eso es muy gratificante pero, a ciertas edades, por más que quieras intentar buscar otras soluciones no ves el modo de hacerlo y es que tu cerebro está encasillado y no se te ocurre otra forma de ver las cosas. ¿En qué otras cosas puedo pensar para dar otras soluciones? Entiendo que se necesita un entrenamiento para disparar la imaginación. También puede ocurrir que haya gente que tenga una predisposición para ver más allá de la primera solución pero sinceramente no sé cómo lo hacen.

    • chid27 dice:

      Hola Mari, cuando quieras encontrar una manera diferente y mejor de hacer las cosas (ser creativa) no te apresures. Primero debes recabar toda la información posible al respecto para alimentar tu mente y incentivarla a trabajar en esas ideas en los momentos en que no estás aprendiendo; es decir, debes darte tiempo para pensar al respecto y buscar nuevos enfoques pero sin presionarte. De esta forma en unos días, una semana o un mes o más puedes encontrar la respuesta a lo que estas buscando solucionar. De la misma forma que una tostada es lanzada del tostador, tu mente te entregará la idea que has estado buscando, pero te reitero que no debes presionarte, sólo debes darle vueltas al asusto cada vez que puedas y seguir informándote. Te aseguro que te sorprenderás. ¡Qué te vaya excelente!

  2. Mari Luz dice:

    Muchas gracias, me parece un gran consejo. Llevas razón es cuestión de tiempo.

    Mari Luz.

  3. chid27 dice:

    Me alegra mucho haberte ayudado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s