preparacion examenHe comenzado este artículo con esta pregunta porque lo que tú crees es muy importante para que alcances tus metas académicas. Esto significa que cuando te enfrentas a una evaluación, lo que tú crees es un factor muy importante en tu desempeño. Yo sé que quizás en este momento aún no logras visualizar la importancia de este punto, pero no te preocupes porque lo que sigue te hará verlo más claramente.

Supongamos que tú te has preparado de forma cuidadosa para tu primera evaluación de una asignatura, has estudiado cada uno de los temas correspondientes en detalle y sin grandes presiones; todo lo cual te hace creer que tu desempeño en esta evaluación será destacado.

Antes de entrar a rendir la evaluación conversas con un compañero que al parecer está muy asustado porque se enteró de que el profesor a cargo siempre elabora exámenes con un grado de dificultad muy alto, y la mayoría de los estudiantes reprueba la asignatura. Luego de esto te cuenta el caso de un amigo que pasó por lo mismo, y sólo logro aprobar la asignatura después del tercer intento aún cuando se trataba de un excelente estudiante. Luego de este preámbulo dan la señal de que la evaluación comenzará en cinco minutos, por lo cual te preparas y la rindes.

Ya adivinarás que en esta historia tú rendimiento no será el que pensabas antes de hablar con tu compañero, pues esa conversación alteró tus creencias. Es decir, luego de la conversación no te sentiste tan seguro de lo que sabías, y sin darte cuenta pasaste de la seguridad al miedo a responder de forma equivocada. Lo peor de la situación es que cuando te encuentras exaltado por el temor a tener un mal desempeño tu mente no responderá de forma óptima, lo cual te hará incrementar aún más esa sensación de inseguridad.

Pero no te preocupes porque esto es sólo una suposición y no debes rendir ninguna evaluación en estas condiciones. Eso sí, debes estar consciente de que no debes dejar que nadie altere tus creencias antes de enfrentarte a una situación como esta, evita conversar antes de entrar a rendir tu evaluación, y no repases ningún fragmento de lo que aprendiste en último momento.

Tú sabes que tu rendimiento será proporcional al esfuerzo que realizaste, así que sólo asegúrate de que éste haya sido el adecuado, porque tampoco se trata de azar, pues a pesar de que la evaluación es una muestra estadística de una porción del conocimiento que manejas, esto no significa que debas dejar algún punto sin aprender. Tú estudias para aprender, no para aprobar evaluaciones.

Espero que este artículo te sea de utilidad; si tienes alguna pregunta o comentario, o deseas agregar algo a la explicación de esta idea, puedes hacerlo en el área de abajo. Responderé tus preguntas antes de 48 horas en la mayoría de las ocasiones.

Muchas Gracias,

Claudio Ibarrola       

Si te gustó este artículo, puedes compartirlo utilizando los links de abajo. ¡Muchas Gracias!

Acerca de chid27

Ingeniero Civil Industrial con un Gran Interés por las Metodologías de Aprendizaje Eficientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s