Para memorizar algo necesitamos prestarle atención, no es lo mismo observar que ver. Casi todos los días vemos cosas que damos por percibidas, y por lo tanto, no les ponemos mayor atención; como por ejemplo al salir de la casa muchas veces quedamos preocupados porque no recordamos si la llave del gas quedó cerrada o abierta, lo cual no ocurriría si le hubiésemos prestado un momento de atención; de hecho, a pesar de estar seguros de que cerrar la llave del gas es parte de la rutina previa a salir, el sólo cuestionar este hecho nos hace estar inseguros respecto de si lo hicimos o no. Esto ocurre porque mientras hacemos nuestras actividades cotidianas no ponemos atención en lo que hacemos.

Si al realizar las actividades diarias observas (miras con atención) cada una de las cosas que van ocurriendo, te darás cuenta de que podrás recordar muchas de las cosas que antes pasaban desapercibidas. Lo importante aquí es que te des cuenta de que lo primero que debes hacer para memorizar algo es prestar atención a lo que ves. La atención también es necesaria para comprender y memorizar lo que estudias, naturalmente. Por ejemplo, de nada te servirá hacer ejercicios matemáticos de manera mecánica, porque si no observas con detenimiento (esforzándote en comprender) lo que estás haciendo no podrás resolver uno similar cuando te enfrentes al examen.

Observar significa examinar atentamente, y esto cobra mayor sentido si al mismo tiempo (en que estás observando) haces un esfuerzo consciente por recordar lo que estas observando. Para recordar lo que percibes, además de observar también puedes utilizar asociaciones, es decir, debes buscar en tu memoria algo que te recuerde lo que estas observando. Por ejemplo, si miras a lo lejos un automóvil y le prestas atención, seguramente recordarás el color, la marca y el modelo gracias a que ya tienes esa información en tu memoria. Cuando vemos algo desconocido inmediatamente buscamos algo conocido que se asemeje a ese objeto con la intención de poder recordarlo posteriormente, es decir, buscamos algo con qué asociarlo. Hay un ejemplo que leí hace un tiempo, que me gusta utilizar. Supongamos que debes elegir entre dibujar el mapa de Francia, Alemania o Italia para ganar un concurso… ¿Cuál elegirías?  Italia verdad, de seguro alguna vez viste este mapa y alguien te dijo: Si lo miras con atención te darás cuenta de que tiene la forma de una bota. Este es el poder de las asociaciones…

Espero que esta información te sea de utilidad y te invito a que me dejes un comentario sobre este artículo que acabas de leer y me cuentes sobre lo que más te preocupa a la hora de aprender, YO personalmente estaré contestando sus preguntas y comentarios.

Muchas Gracias,

Claudio Ibarrola

Acerca de chid27

Ingeniero Civil Industrial con un Gran Interés por las Metodologías de Aprendizaje Eficientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s