Hoy voy a hablarte de los aspectos que debes tener en consideración para el correcto desarrollo de una sesión de estudio; específicamente voy a entregarte cuatro puntos básicos que debes cumplir para que tu sesión sea más productiva. De hecho, si respetas estos aspectos ahorrarás energía física y mental, que puedes emplear en otras actividades de tu agrado.

  • Uno de los primeros aspectos que debes considerar al estudiar es la iluminación; de preferencia debes utilizar la luz natural, porque así disminuirás la fatiga ocular. Si estudias de noche, utiliza una luz general junto con otra luz suave dirigida directamente a tu escritorio, la idea es evitar la penumbra porque produce fatiga ocular; además es recomendable que utilices una luz amarilla en lugar de una blanca, porque la amarilla es más parecida a la luz natural. Evita el uso de fluorescentes porque producen un reflejo excesivo sobre el material que debes leer, causando un mayor agotamiento de la vista.
  • El escritorio o mesa de estudio debe ser lo más amplio posible, e idealmente debe contar con repisas y cajoneras para que puedas guardas todos los materiales que necesites en un solo lugar, evitando así las interrupciones provocadas por levantarte a buscar materiales. Debes utilizar una silla cómoda que permita que tu espalda permanezca recta, para que los músculos del cuello y los brazos se agoten lo mínimo posible. La ropa que uses para estudiar debe ser holgada y muy cómoda.
  • Evita las distracciones en el lugar de estudio; apaga la televisión, la radio, el celular, el chat, y todo aquello que pueda provocarte una interrupción y sea ajeno a las tareas que debes desarrollar; porque las interrupciones romperán constantemente tu concentración, y sin concentración tu avance será mínimo; lo cual sólo te producirá frustración y fatiga mental.
  • Otro aspecto importante es la hora a la cual estudiarás; mi recomendación es que lo hagas por las mañanas siempre que te sea posible, porque a esa hora tu energía está en su máximo y tu mente está más despejada; no olvides darte una ducha para despertar y tomar un desayuno saludable. Por las mañanas debes realizar las tareas más complejas, y en las tardes cuando tu energía sea menor puedes dedicarte a actividades más sencillas cómo repasar o hacer tareas. Si no te es posible estudiar en la mañana te recomiendo que hagas al menos media hora de actividad física, tomes una buena ducha, y luego de esto comiences a estudiar. Por último nunca estudies después del almuerzo o la cena porque sentirás somnolencia, y te agotarás innecesariamente, debes esperar siempre mínimo 45 minutos, a menos que ingieras una comida liviana que te permita seguir estudiando sin problemas.

Te invito a que me dejes un comentario sobre este artículo que acabas de leer y me cuentes sobre tú principal problema o preocupación, a la hora de aprender, YO personalmente contestaré sus preguntas y comentarios.

Muchas Gracias,

Claudio Ibarrola

Anuncios

Acerca de chid27

Ingeniero Civil Industrial con un Gran Interés por las Metodologías de Aprendizaje Eficientes.

»

  1. natalia isabel dice:

    hola, me pareció bastante cierto todo lo que indicas en tu artículo. Ahora bien, tengo dos inconvenientes y me gustaría que me plantearas una posible solución.
    El primero es el lugar de estudio. Tengo a mi disposición nada mas que mi dormitorio, en el cual no tengo si quiera un escritorio, debo estudiar sobre mi cama. esto influye en mi desempeño a la hora de estudiar? si es que es así, cómo podría solucionarlo?
    El segundo problema que tengo es el de la concentración. No me cuesta llegar a concentrarme, el problema es el mantenerme concentrada por largo rato. La mayoría de las veces estoy media hora full concentrada, y en ese punto me canso, me aburro, dejo todo, porque simplemente, mi mente comienza a divagar en otros temas sin relación al estudio. Será deficit atencional? hay algún ejercicio mental que pueda hacer para lograr un mayor control sobre mi cerebro?.
    Bueno, muchísimas gracias por tu respuesta y por tu artículo. un abrazo.

    • admin dice:

      Hola Natalia,

      Respecto a estudiar en la cama la verdad no es una muy buena idea porque las posiciones que uno adopta en ella te invitan al descanso, aún cuando te hayas acostumbrado a estudiar en ella. Ojalá puedas estar bien sentada para estudiar con tus brazos descansando en un escritorio. Además, el estudio eficiente debe ser activo, lo que implica que vayas anotando las ideas más importantes, haciendo esquemas, resolviendo problemas de distinta índole relacionadas con tus asignaturas, etcétera; lo cual se dificulta un poco en la cama.

      Con respecto a la concentración, debes saber que la gran mayoría de nosotros estamos capacitados para poder estar concentrados de forma óptima por periodos de 25 a 30 minutos, luego de lo cual se hace necesario un descanso de unos 5 ó 10 minutos para volver a retomar el estado óptimo de concentración por otros 25 ó 30 minutos más. Luego de cuatro de estos periodos de concentración debes descansar unos 30 ó 45 minutos cambiando a una actividad más ligera como dar un pequeño paseo, hacer algún tipo de ejercicio, estiramientos, etcétera. En cada descanso (corto o largo) debes tomar agua y comer alguna fruta para que logres mantener tu nivel de energía. Para controlar más tu cerebro te recomiendo aprender a meditar.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s